Inspiración
Escritura

Inspiración

Todo proyecto artístico empieza con una chispa que lo enciende, una idea, un recuerdo, una meta, algo que hace que el artista diga «esto tiene que ser plasmado».

Le llamamos inspiración.

La inspiración llega de muchas maneras y se alimenta de muchas más.

Hay escritores que se inspiran con situaciones y personas de la vida real y hasta basan sus personajes en ellos, yo también lo he hecho, en mi libro Café y Martinis, las cinco amigas de la protagonista Alana, estuvieron inspirados en mis mejores amigas, tomé detalles de sus personalidades o exageré situaciones para hacer más interesante la trama, pero la esencia de ellas está ahí.

En algunos de mis libros me he inspirado en vivencias personales, en otros en situaciones que me comentan. Al final, toda información que llega a nuestras manos es motivo de inspiración.

Pero sin ninguna duda nada atrae más a mis musas que la música. Escucho las canciones, sus melodías, sus letras y si alguna enciende esa «chispa», ¡pum! Ahí es. Puedo sacar un libro solo con una frase que me inspire.

De hecho, mi proyecto actual está hecho en base a una frase de una canción de la que me hice una historia, y les confieso que la estoy amando.

La inspiración llega de muchas maneras y se alimenta de muchas más.

Inspiciación

Las emociones también nos inspiran, lee mi entrada «Escribir desde la emoción».

Pero esa «chispa», no lo es todo. Esa «chispa» es solo el principio de la historia. Una vez que la tengo busco la locación, los personajes, y esos pequeños pero importantes detalles como la comida del lugar, el clima, alguna curiosidad de la ciudad o pueblo.

Todo y cada uno de los detalles que puedas investigar, te van a funcionar y créeme cuando te digo que son como el alimento para que la inspiración vaya creciendo.

Y como todo en la vida es una constante evolución y aprendizaje, desde mi libro pasado aprendí a plasmar esa inspiración en un moodboard, que suena muy fancy pero es básicamente un trozo de papel, físico o un documento en pantalla donde pego todo lo que me inspira.

Aunque siempre lo había hecho de manera muy informal ahora, lo hago más organizado y me ayuda un montón.

Una imagen de la ciudad y algunos sitios claves de mi historia, busco rostros que más se parezcan a lo que me imagino son mis personajes, paisajes y hasta fotografías con escenas que me inspiran, una pareja caminando en la noche, o en un lago viendo un atardecer.

Cada pequeño detalle ayuda, y más cuando estás en ese proceso donde cualquier cosa ayuda a darle alas a tu inspiración.

De igual manera, no te limites, lo que sea que se te ocurra o como sea que busques, esta inspiración es una herramienta y si funciona, no la sueltes porque es parte importante de tu proceso creativo.

Cuéntame qué te pareció esta entrada, puedes dejar un comentario o contactarme por mis redes sociales.

Twitter: @HMoranHayes

www.helenamoranhayes.com

IG: OhHelenita

Facebook: HelenaMoranHayes

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *